19 marzo 2008

MUNDO FALOCENTRICO


Vivimos en un mundo falocentrico, desde el principio de la historia hasta el día de hoy en el que nos alabamos por un progreso ideológico falso. La mujer, aún despues de una larga lucha por la igualdad, siempre se considera menos capacitada que el hombre. Seguimos cobrando menos, hay determinados puestos inaccesibles para nosotras y se nos sigue tachando de malas conductoras. Por no hablar de la relación tan intima que hay entre hogar y mujer.

El sexo masculino en cambio tiene más estima. Siempre infunde más respeto un hombre que una mujer, porque seguimos teniendo esos resquicios culturales (de una cultura machista) que situan al hombre como un icono de poder y superioridad, no hablamos solo de fuerza física (acepto que biológicamente el hombre tenga más propensión a ésta que la mujer) sino de una fuerza psicológica que desde siglos se le ha atribuido unicamente a los hombres. Los jefes varones son más respetados que las jefas. Inponen más. Incluso iconográficamente el poder está representado con sinbolos falocentricos, como són los rascacielos.

Siempre se nos atribulle nuestro epicentro en la cocina. Como ejemplo tomo el chiste megarepetido por hombres que intentan hacerse los graciosos entre un grupo rebosante de testosterona, estos chistes son una clara conducta masculina a reforzar su superioridad y su valía frente a lo femenino "¿Qué hace una mujer fuera de la cocina? Turismo" Este tipo de chistes no hacen más que perpetuar el conflicto, retrasan el avance ideológico y los posiciona en un estado de neardentalismo. Pero es que esa es nuestra educación, las madres se afanan en que sus hijas sean buenas cocineras, aprendan como se limpia bien la casa y en cambio al hijo varón a penas le pide que haga su cama. Deja que el marido se quede viendo la televisión mientras ella hace la limpieza, su unica queja es una mala cara cuando éste le riñe por obstaculizando su visión de la pantalla al limpiar la mesa del salón. Los niños crecen y tienden a perpetuar la educación que le han dado sus padres. Lo que han visto en casa. Papa arregla la lampara y mama la limpia. Los anuncios televisivos nos lo siguen mostrando a todas horas, si un hombre hace algo en el hogar es para quitarle algo de trabajo a la mujer, pero no es por hacer las cosas a medias, siempre la mujer aparece en los anuncios de productos de limpieza, con los niños en el colegio, hablando de lo beneficiosos que es determinada marca de yogur para sus hijos porque son las únicas que se preocupan por su salud o como en el nuevo anuncio de Coca-cola "nadie sabe más que una cocinera, enfermera, economista, psicóloga, inventora de cuentos y repartidora de felicidad en general", por si no fuera poco además de acarrear todo el peso del hogar ellas solitas, deben estár perfectas para atraer al sexo contrario, maquillaje, cremas, etc. El hombre en cambio conduce coches y se afeita.

Incluso los insultos y alavanzas son sexistas. Cuando algo es aburrido es un coñazo, pero si es bueno es la polla o cojonudo, una persona fuerte es un machote y debil una nenaza. Para insultar se apela a la discapacidad erectil (gilipollas), al engaño de una mujer (cabrón) o perdida de masculinidad (maricón). Lo masculino es lo bueno y lo poco masculino o femenino es lo malo. Por estás mismas razones siempre ha sido perseguida la homosexualidad masculina de una manera tan fuerte, se aleja de lo varonil para acercarse a conductas femeninas, no es macho, es marica, deja de ser un hombre completo, algo inadmisible, pues sería rebajar al hombre. En cambio la homosexualidad femenina más bién ha sido ignorada. ¿Por qué? Porque adoptar conductas masculinas no atenta al ego masculino, más bien lo refuerza, le salen imitadores. Marimacho no tiene porque ser necesariamente malo, marica lo es a todas vistas. Una puntualización: Al hablar de conductas masculinas o femeninas, no me refiero a distinciones reales. Para mí las conductas, son conductas, sin distinción de genero. Hablo de lo que popularmente se califica de masculino y femenino, aunque solo sea el hecho de la atracción por un determinado género.

La cultura judeo-cristiana ha sido otra contribuidora a reforzar estos roles, se habla de la biblia o cualquiero otro libro "sagrado" como modelo de moral correcta y no paramos de encontrarnos como que la mujer es un simple objetos al servicio del hombre, creada de Adan para servir a Adan, porque se aburria el ahí solo y necesitaba un bufón y una esclava y, como nó, ella es la culpable de su destierro del paraiso. El hombre siempre es el santo, la mujer la arpia pecadora. La que puede ser golpeada, violada y vendida como mercancía. Maltratada, esclavizada y ejecutada sin poseer valor alguno por ella sola. Y aunque pensemos que son cosas del pasados seguimos viendo cada día que pasa casos de violencia de género resultado de esa cosificación de la mujer. La mujer intenta liberarse de un hombre maltratador, que no la respeta y no la deja libertad y este al considerarla suya decide que la mejor opción es matarla "Si no es mía, no es de nadie" No acepta el cambio, la supremacía masculina gana, la mujer vuelve a perder una vez más.

Y todo esto seguirá pasando año tras años a menos que hagamos algo para cambiarlo y ¿Cómo se cambia? Enseñando la igualdad desde niños, predicando con el ejemplo y dando una educación basada en unos buenos valores. Porque si nosotros cambiamos, el mundo cambia.

15 comentarios:

@ngelito dijo...

Oye me has dejado sin palabras y no puedo hacer otra cosa que darte la razón. A pesar de que sea hombre te digo que no soy machista y que me molesta mucho el machismo. Espero que algún día todo eso cambie.

Un abrazo y sigue escribiendo así, que llegarás lejos.

phoenix dijo...

Tengo en cuenta que todos los hombres no son machistas y tambien que no todas las mujeres son feministas (en el sentido real de la palabra, no como una discriminación hembrista si no como propuesta de igualdad)
Desgraciadamente la educación que nos dan está basada en el machismo, el especismo y el racismo. Hay mucho trabajo por delante para que todo esto cambie, esperemos que algún día llegue a cambiar...

@ngelito dijo...

Tienes toda la razón, demasiada educación mal enfocada, de ahí el resultado. Así va el mundo, pero unos pocos podemos cambiarlo. Sigamos luchando por mejorarlo.

Un abrazo

ValoRock dijo...

Sólo la mujer libera a la mujer. No basta con esperar que las cosas cambien, es necesario actuar y radicalmente.

Para lograr su emancipación, la mujer debe empezar por romper patrones de conductas y esquemas de dominación que le han impuesto los dos grandes monstruos de la sociedad moderna: La religión y el Estado.

Debe empezar a cuestionar su supuesta libertad, hábitos de consumo e incluso su obsesión por el matrimonio. Este último criticado muy bien por la pensadora anarquista Emma Goldman donde lo refiere como "una institución concebida para sacrificar a la mujer en el altar de la maternidad, y para estrangular toda posibilidad de independencia y de creatividad personal"

La mujer dentro de la sociedad de consumo, etapa avanzada del capitalismo, es sometida constantemente a ataques publicitarios donde el objetivo es estimularla al consumo de bienes y servicios innecesarios: Cosméticos, calzados, carteras, bisutería, perfumes, servicio de peluquería, estética corporal y toda una serie de estupideces que la mantienen distraída e inconciente de su condición de oprimida social.

Descubrí este blog anoche, y me llamó poderosamente la atención este artículo que demuestra que no todas permanecen dormidas.

Anarquía y libertad
Gustavo Valor
gvalor@gmail.com

chibifree dijo...

Es muy triste ver como todo por lo que se luchó antaño por los derechos de las mujeres hoy se haya olvidado y en vez de seguir luchando por la igualdad la máxima aspiración del sector femenino es mantener su tarjeta de crédito para ser siempre espléndidas físicamente... Creo que las feministas no se imaginaban que iban a tener un enemigo mucho más poderoso que el hombre, la publicidad.
Gracias a que no todas las mujeres nos dejamos arrastrar, es posible que no todo esté perdido...
Un saludo

vegaspes dijo...

No está todo perdido. Por suerte.
Lo malo es que muchas veces sean las propias mujeres las más sexistas. Es triste que unas critiquen a otras por no estar actuando "como debe actuar una verdadera mujer" es decir: llevando tacones, cremas carísimas, ropa de lo más incómodo, sabiendo planchar y llevando el pelo y el maquillaje siempre radiantes... Y demás cadenas.

Me revienta. El tener que actuar de una determinada manera sólo por haber nacido con una genética y unos genitales distintos de los del sexo "dominante" y que entre nosotras que deberíamos estar apoyándonos por salir de esta situación, haya algunas que se dediquen a pisotear a las que tratamos de superar esto.

Genial esta entrada, yo también escribí sobre esto hace tiempo http://spes.blogspot.com/2008/03/sexismo.html

chibifree dijo...

Ya, recuerdo que en el instituto se solian reir de mí por mi falta de feminidad las propias chicas, ves que si sales del montón te dedican miradas de desaprobación... Cuando lo criticable es que por lo general a las mujeres les gusta ser objetos, que todo lo que hacen esté pensado para gustar al sexo contrario... ¡Por favor! Yo odio cuando se me quedan mirando o me dicen algo cuando voy par la calle... somos mucho más que un trozo de carne a la venta. Siento repugnancia de pensar que algo tan vanal como la apariencia física sea hoy en día tan importante...

Ahora le echo un vistazo ;)

diariodeunamujersola dijo...

me ha encantado este articulo....mucho,volver
besitos

Johana Maldonado dijo...

La verdad acabas de resumir de una manera consecuente la problemática de equidad de género que se vive en todo el mundo, no importa si es Europa o América siempre hay rasgos de desigualdad y maltrato hacia las mujeres esto derivado de una estructura social machista y clasista...solo hago un pequeño comentario mencionas que una forma de cambio es enseñar la igualdad desde niños y niñas, el cambio lo hacemos nosotros y nosotras he... es decir la total invisibilización hacia las mujeres se refleja hasta en nuestra forma de hablar, y es hasta cierto punto una consecuencia del mismo sistema... el sistema que se rige por la desigualdad en todo sentido. Hay mucho que discutir acerca del tema, pero para poder discutir es necesario que nos enteremos, informemos y estudiemos el tema a profundidad. FELICITACIONES ME ENCANTÓ TU PUBLICACIÓN.
BRY.

chibifree dijo...

Muchísimas gracias por vuestros comentarios (aunque algo tarde mis agradecimientos xD )
Me alegra comprobar que hay gente que lee de vez en cuando esto y sobretodo que estén de acuerdo... Siempre quedamos cuerdos en este mundo de locos :D

RAFAEL RICARDO dijo...

jajaja por favor a quienes le colocan ganadas las materias en la universidad, solo por sus pechos , cara o piernas.
a quien es el q no echan de su trabajo por tener un cuerpo accesible al jefe.
a quien sele abren todas las puertas
en cualquier situacion de oportunidad
a los hombres?

Oscar_Nolasco dijo...

¡Excelente!

Me considero un "no falocentrista"

Carlos Garcia dijo...

Que lamentable que la felicidad de una persona dependa de un complejo de inferioridad.

Anónimo dijo...

Ksjdskskisjwkslsksskskbddjd gracias por el buen rato, feminazi c:

Anónimo dijo...

Feminazi al ataque, ya dejen esas estupideces del machismo, las cosas ya no son asi actualmente, PD. Te encanta el FALO deja de criticarlo.